22 de abril de 2016

I don't belong here

Al fin lo entendi! O bueno, eso creo...

Hace ya casi 6 años me pico el bichito que se llama Wanderlust. Para quienes no lo conocen, lo que causa en vos este bicho es un gran deseo de viajar, conocer y explorar el mundo.

Mi primer viaje fue a Suecia, por un año, en el 2011, justo cuando termine el colegio. Cuando volví, mi "mejor amiga" ya no era la misma. En realidad, ella seguía siendo la misma. Pero yo cambié y mucho. Cuando pienso en ese momento se me viene siempre esta frase a la cabeza: "No hay nada como volver a un lugar que no ha cambiado, para darte cuenta cuanto has cambiado tu". Y desde ahi, nunca jamas volví a ser yo.

Pasó un año y medio y necesitaba irme otra vez. No sentía encajar en nada de lo que hacía. Estaba rodeada de gente, pero por dentro me sentía vacía. ¿Nunca les pasó estar en una previa, boliche, facultad, ver a la gente riéndose y que lo único que ustedes quieran hacer en ese momento sea tomarse el palo para acurrucarse en la cama con su perro?. Así fue que decidí irme a Estados Unidos por cuatro meses.


Diciembre de 2014. Llegue a Estados Unidos con mi novio. Trabaje, conocí gente única, lugares increíbles y fui feliz, como hace mucho tiempo no lo era. Esa felicidad de llorar de la risa, que no quieres que se termine jamas. Pero me tocó volver.

Pasaron ocho meses y ya estaba en un avión rumbo a USA. Y fue incluso mejor que la primera vez. Conocí personas en las que puedo confiar con los ojos cerrados, personas con las que puedo ser 100% yo. Personas que aceptan todas mis rarezas, mis locuras, mis ganas de explorar el mundo, vivir la vida, y no hacer lo que el resto de la sociedad hace. Personas que también creen que no vinimos al mundo para "crecer, estudiar, recibirte, formar una familia, morir" o como nos enseñaban en la escuela "naces, creces, te reproducis y moris". Son personas a las que Wanderlust también les pico.

Y ahora estoy acá, hace una semana llegue. Y no veo la hora de volver a irme. Irme lejos y encontrarme con esas personas afectadas por la pasión de viajar, que disfrutan de ver un atardecer, oler la naturaleza, las flores, los arboles, que disfrutan tirarse en la nieve en la punta de la montaña y reflexionar sobre la vida, que cuando ven que empieza a llover caminan mas lento, para mojarse, sin necesidad de salir corriendo a buscar un techo, esas personas alérgicas a las oficinas y los trajes.

Es por eso que no pertenezco a este lugar. Porque acá nadie esta afectado!

Pero duele, porque no pertenezco acá, pero tampoco pertenezco allá. No siento que pertenezca a un solo lugar. Y tampoco sienta que me vaya a curar. Pertenezco a donde mis verdaderos amigos están. Y la nostalgia que me agarra es por el hecho de no saber si alguna vez voy a volver a reírme hasta que me duela la panza y compartir esos momentos que solo con esas personas comparto, y que acá no puedo. No puedo separarme en casi diez países.

Que se supone que tengo que hacer?

Vail - USA / La foto la saque yo. Como no enamorarse de ese lugar?



1 comentario:

  1. me gusta como escribis
    desde el alma
    un abrazo desde aqui Miami

    ResponderEliminar

¡Thanks for your comment!